Hoy.es

“El pacense que sabe enganchar al espectador”

Hoy.es | J.López-Lago 

 

El guionista Jesús Mesas triunfó con ‘Águila Roja’ y ahora con ‘Estoy vivo’

Por su culpa media España se acuesta más tarde de lo que debiera. Jesús Mesas Silva (Badajoz, 1983) ahora es guionista de series de televisión, pero todo empezó mucho antes, cuando vio ‘Pulp Fiction’ de Tarantino y ‘Tesis’ de Amenábar. Entonces lo tuvo claro: «A mí lo que me gusta es el cine y quiero dedicarme a escribir y dirigir», rememora en alto antes de explicar cómo llega a convertirse en guionista de dos de las series españolas de mayor éxito: Águila Roja y Estoy vivo, la primera todo un referente ya después de sus nueve temporadas; la segunda, premiada recientemente por su guión en la gala MIM Series y de la que se sabe que habrá segunda temporada debido al éxito de audiencia.

Jesús Mesas en la 5ª Edición de los premios MiM

Jesús Mesas en la 5ª Edición de los premios MiM

 

Jesús estuvo a punto de no tener nada que ver ni con estas ni con ninguna producción. Él iba superando cursos en el colegio Salesianos de Badajoz mientras Extremadura era un páramo en lo audiovisual. Eligió la opción de Ciencias para encaminarse hacia la carrera de Medicina. Pero de repente se creó la Facultad de Comunicación Audiovisual en su misma ciudad y Canal Extremadura irrumpió en la región dando oportunidades a tantas inquietudes dormidas.

 

«Soy de la tercera promoción de Comunicación Audiovisual, que era un vivero de talento -dice-. Al terminar me dio una beca la Junta de Extremadura para trabajar en su gabinete de comunicación y lo siguiente fue irme con ayuda de mis padres a estudiar Dirección dos años en la Escuela de Cine de Sevilla. Allí hice un cortometraje en 35 mm que seleccionó la Junta para su catálogo Jara y que se vio por todo el mundo», resume este extremeño que solo unos años antes se confesaba frustrado porque no sabía cómo dar rienda suelta a su vocación.

«La Facultad de Comunicación Audiovisual ha sido un vivero de talentos» 

«Creo que a veces las barreras nos las ponemos nosotros», admite ahora que ha empezado a recibir los primeros reconocimientos. En cualquier caso, sí señala que la industria está en Madrid y allí es donde hay que tocar las puertas.

Para algunos se abrieron y demostraron lo que valían. En este sector cita a otros extremeños como Curro Velázquez, que ha sido la punta de lanza en Madrid, primero como guionista (‘Periodistas’, ‘Los Serrano’, ‘Los hombres de Paco’ …), luego como productor (‘El Chiringuito de Pepe’, ‘Fuga de Cerebros’) y ahora como director (‘Que baje Dios y lo vea’); o Jaime Vaca, guionista (‘Los Serrano’, ‘Física o Química’, ‘Velvet’, ‘Las chicas del Cable’).

Después de formarse en Sevilla, Jesús Mesas se fue a Madrid a hacer un máster en guión y ahí fue donde verdaderamente arrancó su carrera como guionista. «Lo siguiente fue que me contrataron de guionista becario en ‘Águila Roja’, de ahí pasé a guionista junior, luego a senior y terminé colaborando en el último capítulo. Tuve suerte porque ésta fue una serie de éxito, pero cuando terminas tienes que empezar de cero».

Alguna chispa de talento habría en este pacense porque su siguiente trabajo tardó poco en llegar. Fue con Daniel Écija, al que considera «historia viva de la televisión». Llamó al extremeño para su última creación, ‘Estoy Vivo’, de la que terminó convirtiéndose en coordinador de guiones. «Ahora se va a hacer la segunda temporada. Estas noticias suponen un espaldarazo y además te aseguran tener trabajo de nuevo, pero el que se mete en esto asume que esta profesión es muy inestable».

En cualquier caso y pese a que la incertidumbre forme parte de su sector, a los 34 años recién cumplidos, Jesús está contento. Lo dice porque sabe que las series están de moda. «Si hace veinte años el cine era la forma de narración audiovisual mayoritaria, hoy el relato se hace a través de series de televisión. Primero empezaron las series norteamericanas como ‘Los Soprano’ y ahora son las series españolas las que han empezado a tener reconocimiento. La televisión ha dejado de ser la hermana pobre del cine, ya no es algo secundario, digamos que ahora puedes presumir», señala.

Sobre la dinámica de su trabajo, explica que no hay que tener mucho apego a lo que se escribe teniendo en cuenta que lo corrigen muchas personas y hay muchos filtros, terminando por el productor ejecutivo y la propia cadena. «La mayoría de las ideas van al cajón y de cada veinte proyectos sale uno. Solo el primer capítulo de ‘Estoy Vivo’ tuvo 19 versiones. Es parte del proceso», pone como ejemplo.

Es pronunciar la palabra «proceso» y el extremeño se ve obligado a responder a una pregunta inevitable. ¿La situación política del país da ahora mismo da para una buena serie de emociones fuertes? «Si Azcona o Berlanga estuvieran vivos estarían frotándose las manos (se ríe). El momento da para una comedia política surrealista. A mí me gusta que las series sean crónicas de su propia época, pero creo que hay pocas series que se metan en lo político de manera directa, si acaso metafórica porque el ambiente está tenso y polarizado. Al menos los que hacemos entretenimiento, sabemos que después de un día de trabajo la gente quiere emociones, sí, pero no que la crispen más, por eso dejamos la política de lado».

 

Lee aquí el artículo original.

Read More
LA INFORMACIÓN

“Lo más difícil es que el espectador quiera ver el cuarto capítulo”

La Información | Borja Terán 

 

La ficción televisiva española de los últimos 25 años no se entendería sin series que han llevado su firma. Hablo de Daniel Écija. Médico de Familia, Periodistas, 7 Vidas, Aida, Los Serrano, Águila Roja… La lista de sus éxitos que han marcado a la audiencia es larga. Y, en un tiempo de cambio de los consumos televisivos, acudo en su búsqueda tras el buen rendimiento de Estoy Vivo, en audiencias tradicionales y también bajo demanda (es uno de los productos más seguidos ‘a la carta’, junto a La que se avecina y MasterChef, con casi 400.000 visionados semanales online).

No lo puedo evitar, lo primero que hago nada más ver a Écija es caer en el tópico sobre su ficción. ¿Cómo fabricas ficciones que gustan a todos los públicos? Rápidamente me desmonta su propio estereotipo. “No se diseña. Nuestra denominación de origen ha sido siempre nuestra propia cultura, nuestras características, nuestra riqueza, lo que no permite muchos matices, ser muy irónicos con nosotros mismos y tremendamente competitivos, porque tenemos una identidad única. Me he equivocado, y no pocas veces, cuando precisamente se me han olvidado estos principios: tirar de nuestra identidad y hacer series a partir de nuestras características”, explica un apasionado Écija.

“Para mí, Estoy vivo es una gran catarsis personal porque cuenta muchas cosas de mi biografía. La temprana desaparición de mi padre y como mi madre se queda viuda: ese ha sido un poco el sostén. También mi vida como divorciado, yendo cada día a las cinco de la tarde al colegio de mis hijos para no perderme ese instante. Hacer ficción es desnudarte, es un ejercicio muy catártico. Cuando haces ese ejercicio, es muy doloroso y, a la vez, muy honesto. Y como fui un niño muy mediterráneo, luego resulta que eso no me ha pasado sólo a mí“, reflexiona Écija sobre Estoy vivo, ficción que habla mucho de ese sentimiento de renuncia que parece que él también ha experimentado.

Daniel Écija

Daniel Écija

 Al final, uno de los grandes éxitos de la ficción global radica en que el espectador se sienta, de alguna forma, partícipe de la historia. Una conexión que las producciones de Écija, desde la productora Globomedia, han logrado gracias a su habilidad para observar las peculiaridades españolas. Es lo que nos diferencia de otros países de nuestro entorno, donde la producción propia de ficción no ha sido tan competitiva ni ha tenido tanto peso como en España. Ahora, con la llegada de los nuevos operadores “se vuelve a repetir lo mismo”, dice Écija ante las posibilidades del nuevo escenario audiovisual.

Con la llegada de Nexflix y HBO, me excita el momento. Volvemos a jugar el mismo partido en el que hay que averiguar quién gusta más, y a mí me gusta gustar. Lo más difícil en este sector es que el espectador quiera ver el cuarto capítulo”, razona Écija. Y es que en el cuarto capítulo está el punto de inflexión que demuestra si una serie funciona realmente o no. En definitiva, si ha fidelizado a un público con interés o no. De hecho, esta noche de martes 19 de diciembre, El accidente en Telecinco, otra ficción de Globomedia, llega a su carta emisión en Telecinco. Será la noche que consolidará su repercusión… o no.

Porque se revolucionan los consumos audiovisuales, pero para los trabajadores de la televisión, el escenario no cambia tanto como parece, pues como constata Écija, la competencia feroz existe desde que llegaron las teles privadas: “Llevamos años expuestos al hecho de que con un clic te cambian por otro canal“. Esto no es nuevo. Ahora, además de lo que ofrece el mando a distancia, también se compite con mil posibilidades de visionados a la carta o bajo demanda.

Y, en esta nueva televisión multioferta, para Daniel Écija existen dos claves: “Tener todos los capítulos del tirón, es decir, tener tú el power y también no exceder los cincuenta y tantos minutos por episodio“, y añade: “Que los capítulos de nuestras series duren menos es lo deseable, pero no depende de nosotros. Y lo cierto es que en este país hay tanto talento, que hemos conseguido hacer temporadas de series con 13 episodios que en realidad son 13 pelis de setenta y tantos minutos“.

 

Lee aquí el artículo original.

Read More
VANITATIS

“Por qué ‘Estoy vivo’ es una serie necesaria en TVE (y merece una segunda temporada)”

Vanitatis | Nayín Costas 

 

La serie ha apostado por fuertes personajes femeninos, poniendo además el foco sobre cuestiones poco tratadas en la ficción nacional como el bullying y el alzhéimer.

A solo dos semanas del desenlace de su primera temporada, TVE todavía no se ha pronunciado sobre la continuidad de ‘Estoy vivo’, una de sus grandes apuestas de ficción para este arranque de temporada televisiva. Pese a que la serie de Globomedia se ha mantenido como oferta líder del jueves, la cadena pública mantiene en el aire su futuro tras una primera temporada que se está moviendo en torno al 12% y los dos millones de fieles.

Las tres protagonistas femeninas de 'Estoy vivo'.

Las tres protagonistas femeninas de ‘Estoy vivo’.

 Pero en una televisión pública que carece de publicidad, y en donde sus responsables se encuentran planteándose abandonar el tradicional sistema de medición de audiencias, son otros los elementos que debieran tenerse en cuenta a la hora de valorar la renovación de sus productos. ‘Estoy vivo’ es uno de sus casos, una ficción que se ha ganado a pulso una segunda temporada por su original y arriesgada propuesta, pero sobre todo por su servicio público al apostar por figuras femeninas fuertes y retratar temas como el bullying y el alzhéimer.

 

Una serie sobrenatural

Con solo un primer vistazo, ‘Estoy vivo’ deja claro que no es una serie corriente. Su temática sobrenatural la convierte en una ‘rara avis’ dentro de la programación española, un género que tradicionalmente no cala entre los espectadores, pero que sus guionistas han sabido abordar desde el corazón de sus personajes, permitiendo que el público conecte de lleno con ellos y, por tanto, con la serie.

Varias son las capas que componen ‘Estoy vivo’, siendo el elemento sobrenatural la más superficial. La caza del Carnicero es una de las tramas vertebradoras de la temporada, aportando, además de la premisa, el sentido del humor que tanto necesita el drama familiar derivado del detonante de la serie (la traumática pérdida del padre en la unidad familiar).

Demonios, enlaces celestiales, posesiones, piedras con poderes… ‘Estoy vivo’ explota su mitología sobrenatural de la mano de sus dos protagonistas masculinos, un interesante universo con muchas posibilidades por explorar superado el caso que atañe a esta temporada. Sería una auténtica lástima no poder abrir nuevos horizontes en este terreno.

'Estoy vivo', una serie sobrenatural líder.

‘Estoy vivo’, una serie sobrenatural líder.

Una magnética protagonista

Si el elemento sobrenatural se encuentra en la primera capa, es la familia la que compone la segunda pero no menos importante. Todo lo contrario, porque es precisamente en este punto donde más brilla ‘Estoy vivo’.

Márquez y el Enlace se presentan como los grandes protagonistas en apariencia, pero rápidamente es Laura quien logra eclipsar con su fortaleza, su carisma y su evolución, consiguiendo que la serie gire en torno a ella con su profundidad.

Tras la muerte de su marido, Laura Bertrán se ha echado a su familia a la espalda, sacando adelante no solo a sus dos hijas adolescentes, sino también a su suegro, a quien considera como un padre. Ella tuvo que ser la dura, la fuerte, el pegamento que mantuvo unido a su núcleo, tanto familiar como amistoso y profesional.

Cristina Plazas, brillante en 'Estoy vivo'.

Cristina Plazas, brillante en ‘Estoy vivo’.

Cinco años después ha podido permitirse resquebrajarse, darse un respiro dejando atrás esa fachada aparentemente impermeable. Es ahora cuando puede abrir una ventana al amor, a las citas,… a la esperanza, sin dejar atrás el recuerdo del hombre que marcó para siempre su vida.

Nuera, madre, amiga… Cristina Plazas logra con Laura el mejor personaje de su carrera gracias a desprender al mismo tiempo dureza y fragilidad, con un magnetismo solo al alcance de muy pocas. La actriz ha abordado a su personaje desde una poderosa sensibilidad, enamorando irremediablemente al espectador. Si ella llora, tú lloras. Si pelea, aplaudes. Y si besa, gritas.

 

 

 

Complejos personajes femeninos

Teniendo a Márquez y Laura como progenitores, solo cabía esperar unas hijas a su altura, y en este sentido Susana y Bea no defraudan. Ambas son jóvenes fuertes que han sabido sobreponerse a la adversidad, construyendo su carácter a través del espejo de su padre: Manuel no está, pero su espíritu ha estado presente siempre en ellas.

Policía de raza, Susana ha seguido sus pasos, honrando su memoria convirtiéndose en la mejor policía. Pero no solo de trabajo vive Susana, añadiendo aristas a su personaje en el plano familiar y sentimental, con unas relaciones tormentosas que nacen desde el amor pero no siempre llegan a buen puerto.

Bea por su parte no es la adolescente prototípica, ya que la ausencia de su padre le ha llevado a refugiarse tanto en la ciencia como en sí misma. Los chicos no son su mayor preocupación, aunque tampoco los deja de lado, forjando una bonita amistad con Patri y John que le permite crecer como personaje.

Madre e hijas logran así ser el corazón de la serie, tres personajes que eclipsan a los varones (tarea difícil, ya que estos están escritos con el mismo mimo) con su carisma y realismo. Junto a ellas pivota además María, una forense tan liberada sexualmente como empática, quien con su socarronería aporta mayor color al complejo espectro femenino de la serie.

El reflejo del bullying y el alzhéimer

A esto hay que sumar que ‘Estoy vivo’ está tocando dos temas por el que la ficción española ha pasado de puntillas: el bullying y el alzhéimer. La joven está sufriendo acoso escolar en el instituto, muy bien ligado además con la temática sobrenatural de la ficción. Las causas del mismo y cómo abordarlo, aunque no se haya profundizado en el mismo, añaden otra de las capas, poniendo el foco, en la cadena pública, en un problema tan importante.

De la mano de Bea, pero sobre todo de Arturo que es quien lo sufre, la serie también profundiza en el alzhéimer, una enfermedad ante la cual la sociedad española, como la ficción, parece estar mirando hacia otro lado.

‘Estoy vivo’ se acerca a la demencia senil con muchísima sensibilidad, ofreciendo una perspectiva realista, sin esconder el drama que supone para la familia que lo padece. Porque el alzhéimer es una enfermedad que no solo afecta al que la sufre, sino a todo su núcleo, un impacto que la serie de TVE ha sabido reflejar desde el cariño de sus personajes, sin caer tampoco en edulcorar el terrible drama que conlleva. Una mirada tierna y realista, de verdadero servicio público.

Por estas razones, y otras muchas más que podríamos continuar enumerando, la serie se ha ganado a pulso la renovación por una segunda temporada. Puede que sus audiencias no sean las mejores, pero a TVE hay que exigirle otras cosas, y ‘Estoy vivo’ las ofrece con creces.

 

Read More
CADENA SER | La ventana

“En la televisión de hoy en día hay que arriesgar”

Daniel Écija y Javier Gutiérrez han hablado en La Ventana con Mariola Cubells sobre su nueva serie ‘Estoy Vivo’

Mariola Cubells ha empezado la nueva temporada con un gran tema: las novedades televisivas de otoño. En especial la serie Estoy vivo, de Globomedia, que acaba de ser presentada en el Festival de Televisión de Vitoria y que se estrena este jueves en Televisión Española.

Daniel Écija, Javier Gutiérrez, Carles Francino y Mariola Cubells en la terraza de los estudios de la Cadena SER

Daniel Écija, Javier Gutiérrez, Carles Francino y Mariola Cubells en la terraza de los estudios de la Cadena SER

El argumento gira en torno a como un policía (Roberto Álamo), víctima del asesino que perseguía, vuelve a la vida en el cuerpo de otro agente (Javier Gutiérrez). Ha sido creada por Daniel Écija y está cuenta en su elenco con Javier Gutiérrez y Alejo Sauras, entre otros. Écija y Gutiérrez se han acercado a los estudios de Cadena SER para hablar de ella.

Écija ha recordado como la idea germen de la serie la tuvo tras “tres noches de insomnio”, después de que en TVE le pidiesen “algo diferente” -“un puñetazo diferente”- al thriller en el que había estado trabajando. Entre sus inspiraciones han estado El cielo puede esperar, una película sobre un jugador de fútbol americano que se reencarna tras su muerte accidental, el éxito de televisión Stranger Things y Arma letal, entre otras buddy movies. Esto lo ha mezclado con tintes autobiográficos “y algo de salsa mediterránea”.

“Este guión me recordó al de Águila Roja“, ha confesado Javier Gutiérrez, “en el sentido en el que es muy ambicioso, muy diferente a todo lo que se está haciendo, muy arriesgado… para mí era un salto mortal”. Algo positivo, porque le apetecía volver con algo que le hiciese salir de su zona de confort. Sobre su personaje, el agente Andrés Vargas, reencarnado en Manuel Márquez, ha resaltado como “mi policía es rudo, pero está roto por dentro”.

 

Lee aquí el artículo completo.

Read More
Good Mood estrena identidad corporativa

Madrid, 5 de marzo de 2018

Good Mood, la productora de Daniel Écija, estrena identidad corporativa

Después del éxito de “Estoy Vivo” y “El Accidente”, la compañía, creada en 2017, prepara dos nuevas series

Good Mood, productora de Daniel Écija creada en 2017, estrena identidad corporativa y página web, como un paso más en el desarrollo de la marca. Daniel Écija, creador, showrunner y productor con más de 30 series, ocho películas, nueve Ondas y un premio de la Academia de TV, afronta con Good Mood un original proyecto de creatividad y talento. Tras los éxitos alcanzados con “El Accidente” y “Estoy Vivo”, está desarrollando la segunda temporada de ésta última y dos nuevas series.

Entre sus líneas de actuación están la vocación por reunir a guionistas, directores y productores con gran proyección en torno a esta marca, además de la creación y producción para todas las cadenas y plataformas nacionales e internacionales.

Para Daniel Écija, “Good Mood es un espacio de talento emergente, de creación de contenidos con identidad propia, transgresores y que lleguen a la calle”.

 

 

 

Contacto

MARÍA PENEDO  |  Comunicación

T (+34) 690 619 148   ·   mpenedo@thegoodmood.com

 

Read More